CHAMPAGNE POL ROGER, CUANDO 18 AÑOS DESPUÉS LOS SUEÑOS SE VUELVEN REALIDAD

Pol Roger empezó a trabajar como ‘négociant’ a la temprana edad de 18 años, haciendo su primera venta en enero de 1849, antes de instalarse en Épernay. Maurice y Georges tomaron el lugar de su padre en 1899. Pero nada les podía haber preparado para la catástrofe con la que se encontraron el 23 de febrero de 1900 después de un prolongado periodo de frio y humedad extremos.

Según se publicó en ‘Le Vigneron Champenois’ “… alrededor de las 2 de la madrugada un retumbo seco, parecido a un trueno, despertó a Maurice Roger y al enólogo Mr. Leclerc, pero no le dieron más importancia. Dos horas más tarde fueron sorprendidos por un ruido aún más intenso. Ambos se levantaron rápidamente y descubrieron la catástrofe: parte de los inmensos túneles que conformaban la bodega habían cedido causando el colapso de los edificios contiguos, destruyendo así las barricas llenas, las botellas de vino y el material que allí se encontraba. Cuando los trabajadores llegaron unas horas más tarde; el desastre era total. La tierra había cedido justo en el centro de la nueva bodega demoliendo las paredes y causando fisuras en las paredes vecinas, resquebrajando la superficie de la rue Henri les Larges y rue Godart-Roger y provocando que la calle cediese hasta 4 metros de profundidad”.

Afortunadamente el accidente ocurrió en plena noche, ningún trabajador resultó herido y los daños fueron solamente materiales. Aun así las pérdidas materiales fueron inmensas, sumando más de quinientas barricas de vino y un millón y medio de botellas. Maurice y Georges tenían la esperanza de que cavando un túnel en la bodega dañada, podrían determinar qué existencias podrían ser recuperadas de los restos. Pero cuando el 20 de marzo otra bodega, propiedad de la familia Godart-Roger, cedió en una propiedad vecina, las posibilidades de reconstruir fueron descartadas y el plan de recuperación cancelado.

Los hermanos compraron una propiedad adyacente a la suya en rue du Commerce (ahora renombrada Avenue de Champagne) sobre la que construyeron, empezando a finales de 1900, nuevas instalaciones.

Actualmente Pol Roger está en el proceso de construir un nuevo edificio sobre el sitio donde se encontraba su histórica bodega, parte de la que colapso en 1900. Mientras cavaban los cimientos de la nueva edificación encontraron un hueco vacío. El 15 de enero, explorando dicha cavidad encontraron gran cantidad de cristales rotos y una botella intacta.

Dominic Petit, el actual encargado de la bodega junto a su sucesor Damien Cambres, no pudieron resistirse y continuaron ampliando la cavidad. Así, en los días siguientes encontraron 6 y luego 19 botellas que fueron recuperadas.

Los vinos están claros, los niveles son correctos y los corchos están en su sitio. Aun no sabiendo la añada de estas botellas (pueden ir desde 1887 a 1898) si se sabe que estas botellas están aún sobre sus lías y tienen que ser degolladas antes de poder ser catadas. Actualmente, la excavación está en espera porque la tiza que compone los túneles está saturada de agua y la casa ha nombrado a un equipo especializado para garantizar que el resto de la investigación sea segura. Solo entonces se podrá retomar la perforación y quizá se encontraran más tesoros.

Uno solo puede imaginar la alegría de los nietos y bisnietos de Maurice y Georges al cumplir el sueño de recuperar las botellas de sus abuelos y bisabuelos. Mientras que para Dominique y Damien, qué mejor regalo podían recibir de despedida y de bienvenida. Historias como estas forman parte de la magia del champagne.